Hasta el cielo

|
A veces sueño con que estoy en un ascensor subiendo a toda velocidad, hasta que de pronto me escupe hacia el final del cielo. Después suelo despertarme, a no ser que esté en el metro. Entonces me da un ataque de ansiedad.

10 comentarios:

coco dijo...

A veces, cuando estoy en la ansiedad, me da un ataque de metro. Y me recorro toda la ciudad por debajo en un pis pas.

coco dijo...

Menuda gilipollez de comentario dejé el otro día, por dios. Ahora que lo leo me da vergüenza ajena. O propia. O qué sé yo.
El caso es que últimamente no necesito subir en ascensor a alta velocidad para que me den ataques de ansiedad. Y me empiezo a preocupar.

juanba dijo...

Un ascensor que te escupe hasta el final del cielo... Habría que ofrecerlo en el Vaticano, para muchos allí de seguro será la única forma que tendrán de verle la cara a San Pedro.

=P

Un beso, Almu.

edu dijo...

Ese ascensor creo que lo inventó Roald Dahl en su segunda fábrica de chocolate, todo de cristal y con montones de botoncitos, y justo uno de ellos te llevaba mucho más allá del final del cielo. Qué figura el Roald este, qué gran habilidad de escribir cuentos para niños que ya no son niños, o que aún no se han dado cuenta de que ya no lo son, pero aún quieren serlo. Y para eso de la ansiedad creo que también se han inventado algunas otras cosas, pero ya no son tan interesantes como los ascensores de cristal que te llevan allá a donde tú quieras; aunque cumplen su función, a veces. Pero por supuesto el sueño sigue siendo tuyo, y a quién le importa que a alguno u otro se le hayan ocurrido cosas parecidas, que al final los sueños son de uno mismo y de nadie más.

eva braun dijo...

coco, jajajajaja

Un beso, juanba

Y edu, gracias!

edu dijo...

gracias a ti almu, por inspirarnos a los que te leemos cuando podemos !

eva braun dijo...

guau, qué bonito... que me pongo colorá!

Señorita Puri dijo...

A mí en el metro me da ansiedad cuando oigo las voces de "próxima estacióooon... avenida de la paz" porque me siento como si estuviera dentro de un disco de manu chao.

edu dijo...

Ostras no era mi intención que nadie se pusiera colorao, con lo desagradable que es eso. Para disimular diré que a mí el que siempre me ha gustado es el de Próxima estación, esperanza, un tema muy pegadizo de... ahora no recuerdo quién.

eva braun dijo...

Como lo mío es la línea 10, hay una estación que no sé ni donde para, la de Gregorio Marañón. Y siempre, cuando salta la voz, digo "coño, ese es de mi clase. Están pasando lista".

Publicar un comentario

pon algo, mujer