16 de Noviembre de 2006

|

En amqs:

Fax

Cada tres minutos alguien intenta enviar un fax a mi teléfono del trabajo. Cada tres minutos descuelgo y el aparato emite un chillido, como si algún desconocido intentara ponerse desesperadamente en contacto conmigo, enviando esa extraña señal de socorro. Ojalá pudiera hacer algo por ayudarle. Ojalá pudiera convertirme en fax para poder consolarle. Ojalá pudiera disminuir su dolor para que el teléfono sólo sonara cada quince minutos.

4 comentarios:

Señorita Puri dijo...

Son empresas de publicidad que mandan faxes publicitairos, pones en google el número de quien llama y te sale centrlaita, les pides que te den de baja y fin del problema.

Aunque por otro lado puede que sean seres solitarios que imitan el ruido del fax, como el silbo en Canarias, o el ultrasonido de los delfines. Imita tú el sonidito del fax y puede que aprendáis a compartir las penas en un lenguaje nuevo.

almu dijo...

qué buena idea!

BLANCO dijo...

Desquiciante sonido, sí. No quiero ni pensar en el chillido que emiten los faxes en el mundo de las ratas. Primera visita a tu blog que deja ganas de volver. Saludos.

almu dijo...

gracias!

Publicar un comentario

pon algo, mujer